DATOS PERSONALES

CONTANDO LAS HORAS

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Pardilla

El sombrero alcanza unas dimensiones de 6 a 20 cm. de diámetro, y es de color pardo grisáceo, recordando al color de las nubes un día plomizo de tormenta. El pie es de aspecto robusto, más pálido que el sombrero. Las láminas son blancas inicialmente, pasando luego a crema, y se desprenden fácilmente al pasar los dedos; son desiguales y algo arqueadas, tendiendo a ser decurrentes. Presentan la esporada blanca.

La pardilla aparece comúnmente formando grandes setales en todo tipo de bosques, pinares, hayedos, robledales, quejigales y carrascales, y en zonas de prados de montaña entre los brezos y bojes, así como en linderos y caminos. Se localiza en otoño desde septiembre hasta noviembre. Crece tanto en terrenos bien iluminados como en los hayedos más sombríos, "seta de hoja", y en suelos calizos o silíceos, en zonas herbosas, estando presente también en quejigales y en los pinares, tanto de repoblación, con pino laricio y con pino carrasco, como silvestres, formando setales con un buen número de ejemplares. Muchas veces se desarrolla escondida entre brezos y bojes, que es preciso ir apartando para su recogida. En estos casos, sólo si se conoce el setal es posible encontrarla, pues permanece bien oculta. También se recogen illarrakas en algunos pinares de pino carrasco, de repoblación, concretamente en término de Garínoain, con pequeño marco de plantación, que mantienen bastante la humedad, incluso a primeros de enero, y tras fuertes heladas.
La recolección debe realizarse rápidamente ya que una vez que adquieren un tamaño considerable son atacadas por larvas rápidamente, en dos días.

Se puede encontrar abundantemente en los lugares señalados, recogiéndose ya desde septiembre en los hayedos y terminando, hasta bien entrado noviembre, en los carrascales.

Curiosidades

Hay que saber diferenciarla bien de la pérfida o engañosa Entoloma lividum, fijándonos en las láminas escotadas de la pérfida y el color salmón de su esporada. Las esporas en masa de la pardilla, en cambio, son siempre blancas y su olor, muy característico, es bien distinto del aroma harinoso de la pérfida.
En estos hábitats también es posible confundirla con otras setas, en concreto con Melanoleuca grammopodia, que aunque presenta un color de sombrero más marrón, lo mismo que el pie, puede dar lugar a confusión si no se observa atentamente. Se ha tenido la experiencia de encontrar en el campo alguna persona que llevaba presuntas illarrakas, recogidas en zona de brezos, cuando en realidad se trataba de ejemplares de Melanoleuca, aunque su confusión no hubiera ocasionado problemas, por tratarse también de una seta comestible.
Esta especie se caracteriza por un fuerte olor dulzón y es más apreciada en algunas partes que en otras, consumiéndose de forma generalizada en esta comarca. No obstante, hay que tener en consideración que esta seta se considera tóxica, pues ocasiona trastornos en algunas personas, de poca importancia inicialmente. Estas reacciones son de tipo alérgico, por lo que podrían darse en cualquier persona en algún momento, aunque su consumo haya sido habitual hasta entonces, lo que indicaría que a partir de ahí debe suprimirse su ingesta, si se quieren evitar problemas mayores

1 comentario:

Crespo dijo...

Ventas de navajas para salir a buscar


http://www.facebook.com/pages/Ferreteria-Legazpi-Cangas-del-Narcea-Asturias/105625536172029?v=photos#!/album.php?aid=23719&id=105625536172029

Se ha producido un error en este gadget.