DATOS PERSONALES

CONTANDO LAS HORAS

martes, 23 de diciembre de 2008

Las Alpacas

El domingo, día 21, estuvieron en Las Alpacas, y despues de caminar un buen trecho empezaron a encontrar estos ejemplares tan majos.


Llegaron con las manos llenas de rasguños pero tambien trajeron las cestas llenas a rebosar.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Cantharellus


Estas son las Cantharellus que han cogido hoy. Estaba la cesta llena y tiesitas, tiesitas de lo frescas que venían.
Mañana pondré más fotos del sitio donde las cogieron y sus andanzas.
Bonito ramillete... ¿EH?

viernes, 12 de diciembre de 2008

Pie azul


Hábitat:
Las lepistas o setas de pie azul y de pie violeta son dos especies muy próximas, caracterizadas por tener un color azul-violáceo, a veces tirando a rosa, en el pie o un color violeta color que les da el nombre.
Son dos especies carnosas, con sombrero de 2 a 15 cm de diámetro, convexo al principio, pasando a deprimido o plano al final. La de pie azul tiene una cutícula azulviolácea, aunque el centro es más oscuro, tirando al color típico pardo de las setas, mientras que la de pie violeta se caracteriza por una cutícula de color crema.
Asimismo, las láminas son de color azul-violáceo en la primera, mientras que en la segunda mantienen el color crema o crudo. En suma, estas dos setas se parecen en las formas y se diferencian en el color del pie: azul-violáceo en la primera, muy similar al de sus láminas, y violeta en la segunda.
También las dimensiones del pie difieren algo, pues la de pie azul alcanza unos 5 a 10 cm de alto por 1 a de grosor, mientras la de pie violeta es un poco más corta, con un pie de entre 5 y 7 cm. La carne de la seta de pie azul es blanca violácea con un fuerte olor a frutas, mientras que la de pie violeta es compacta, blanquecina con un sabor dulzaino. Ambas son buenas comestibles, aunque no llegan a la excelencia de la oronja o de otras aquí analizadas.
Observaciones:
Las lepistas o setas de pie azul y violeta son comunes en toda España, desde la primavera al otoño e invierno en toda clase de bosques, parques y jardines, especialmente en terrenos con abundancia de hojarasca, en prados, en bordes de encinares, carrascales, en pinares y choperas. En prados y claros de bosque suelen formar "corros de brujas" entre finales de otoño e invierno avanzado, pues estas especies toleran los fríos e incluso las heladas. Aparecen prácticamente en todos los medios naturales de la región, aunque con más densidad en las áreas húmedas de llanuras altas, pie de montes y bosques de montaña.

sábado, 6 de diciembre de 2008

Un paseo por el monte


Este día fueron simplemente a dar un paseo por el monte para ver si encontraban algo y.... bueno no es que llenaran mucho las cestas pero algún ejemplar bueno, sí que encontraron.
El chaval, para ser el primer día se fué para casa la mar de contento.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Lengua de gato


La gamuza o lengua de vaca (Hydnum repandum) tiene el sombrero carnoso, compacto, de color blanquecino hasta amarillo pálido, algo tomentoso, con el borde irregularmente lobulado cuando es adulto. El himenio está formado por aguijones decurrentes que se desprenden fácilmente del sombrero con la uña. El pie es macizo y corto. La carne es de color blanca de joven. Más adelante se vuelve de color albaricoque, con sabor algo amargo. 

Se puede confundir con Hydnum rufescens, pero sin peligro porque también es una especie comestible. Tiene el sombrero menos carnoso, más regular, de color anaranjado tirando a leonado, con el pie más esbelto y la carne más dura. Los aguijones del himenio no son decurrentes. H. rufescens es mucho más escaso que H. repandum y, a menudo aparecen mezcladas. 
 
 Forma rondas de brujas o grupos apretados en bosques densos y frondosos tanto de caducifolios como de coníferas. Abunda especialmente en pinares y en bosques mixtos de pinos con hayas, pero también aparece con profusión en los robledales, carrascales, castañares, abetales, especialmente en zonas de poca pendiente. Además de los blancos sombreros de Hydnum repandum, también podemos encontrarlos , en general, pequeños carpóforos ligeramente anaranjados de Hydnum rufescens, surgiendo apenas del suelo, entre la hojarasca. 

La gamuza es un buen comestible de joven. A la plancha resulta muy sabrosa. En cambio, los ejemplares mayores necesitan un tiempo de cocción para poder ser degustados. No es atacada por larvas de insectos y resiste muy bien el transporte. 
 
Aparecen desde el verano hasta bien entrado el invierno. Se recoge a principios de otoño en los hayedos, y más tarde en los pinares. Ya en noviembre e incluso en diciembre o enero, se puede encontrar sin dificultad en alguno de los diversos carrascales que pueblan la Valdorba, desde Unzué hasta Sansoain. Con frecuencia es capaz de salir en pleno invierno cuando en el monte han desaparecido el resto de las especies otoñales, sobre todo en los pinares con brezal, siendo una de las especies más tardías (resiste a heladas fuertes de -5 grados C).
 
Se trata de una especie cosmopolita, que podemos encontrar en los bosques valdorbeses. 
 


Se ha producido un error en este gadget.